Cuando el avión comenzó a aproximarse a nuestro destino, se hizo evidente a nuestros ojos el motivo por el cual a San Andrés se la conoce como el Mar de los 7 Colores. Habíamos tenido la oportunidad de sobrevolar otras zonas del Caribe, pero la vista aérea del entorno de esta isla colombiana es inigualable.

A poco más de una hora de haber despegado de Cartagena, ya estábamos aterrizando en la pequeña isla, que nos recibió con un sol radiante que nos acompañó durante los tres días que duró nuestra estadía.

Esta isla de 65000 habitantes que subsisten básicamente debido a la pesca y al turismo, tiene una mezcla centenaria de culturas, ya que desde 1510 perteneció a España, Panamá, Guatemala, Nicaragua, fue tomada por ingleses y holandeses, hasta que finalmente en 1822 pasó a pertenecer a Colombia.

que hacer en san andres

Si bien incluímos este destino para relajarnos y simplemente “no hacer nada”, no podíamos dejar de dar la vuelta a la isla que realizan el 95% de los turistas que la pisan. El 5% restante posiblemente no puede desprenderse ni media hora del sistema All Inclusive, y nosotros preferimos seguir a la mayoría, antes que fuese demasiado tarde y nuestro estómago dijera BASTA (así, con mayúsculas!)

Qué hacer en San Andrés

Para dar la vuelta a la isla de San Andrés existen básicamente dos formas: alquilar un carrito de golf, o una moto. Obviamente, hay más opciones, desde contratar un carísimo taxi hasta recorrerla caminando (para los más osados), pero considerando nuestro bajo presupuesto y los 30 km que tiene el recorrido, nos decantamos por la motito automática.

Buscamos un mapa de la isla con las principales atracciones y nos lanzamos a la ruta.

Mapa de San Andres, Colombia

La isla tiene un largo máximo de 12 km, por 3 km de ancho, cubriendo una superficie total de 26 km cuadrados. Al ser de pequeñas dimensiones, la vuelta a la misma puede realizarse en menos de 2 horas, pero lo ideal es emplear al menos medio día, para disfrutar del recorrido. Además, hay varios puntos interesantes para detenerse en el camino.

Si se realiza el recorrido en sentido antihorario, siempre tendremos el mar a nuestra derecha, y al salir de la zona céntrica del pueblo, comenzaremos a transitar por una ruta de lindos paisajes que bordea el mar. De este lado de la isla, no hay playas de arena blanca, sino que el fondo del mar es de roca coralina, lo que le da una tonalidad aún más azul.

La primera atracción turística que nos encontraremos, será la Cueva del Pirata Morgan, donde dice la leyenda que allí escondía los tesoros el pirata más conocido y temido de la zona. Según nos dijeron, y a juzgar por el valor de la entrada, allí dentro aún hay descendientes del pirata, asi que por  precaución decidimos no ingresar, con lo cual no podemos opinar sobre esta visita.

Más adelante, se llega a la Piscinita, una pequeña piscina natural rodeada por una pared de roca coralina, donde por un dólar se puede bajar a realizar snorkel y ver los muchos peces que por allí deambulan.

que hacer en san andres

En el extremo sur de la isla, se encuentra el Hoyo Soplador, que es un agujero alejado de la playa de donde, según las guías, “brotan enormes e impresionantes columnas de agua” cuando la marea está alta. Lo cierto es que no vimos nada así de extraordinario, y ninguna persona con la que hayamos hablado vió siquiera una pequeña columna de agua, asi que la visita nuevamente queda a criterio del consumidor.

Una vez pasado el extremo, ingresamos en la costa este de la isla, caracterizada por bellas playas, brindándonos así un paisaje diferente al visto del lado oeste. Luego de andar unos 5 km, se llega a la Bahía Cocoplum, con una de las mejores playas de la isla y algunos alojamientos. Arena blanca y fina, mar azul con poco oleaje, palmeras, y poca gente. Esto último contrasta con la Playa San Luis que se encuentra pocos km más adelante, frente al hotel Decameron San Luis, generalmente atestada de turistas.

Aquí una buena opción es adentrarnos en la isla, hacia el barrio de La Loma, de arquitectura tradicional de madera y habitado por nativos de la isla, cuya principal atraccion es la primer iglesia Bautista (Emmanuel) de la isla. Actualización: según nuestra última visita, nos informaron que hay zonas hacia el interior de la isla que podrían no ser del todo seguras. Ante la duda, mejor consultar en el hotel o con gente local cómo está la situación al momento del viaje, para mayor tranquilidad.

Y desde esta zona, se puede regresar fácilmente al centro del pueblo. Si al llegar aún nos quedan ganas de estar en la playa, podemos acercarnos hasta la playa céntrica, conocida como Bahía Sardina, en plena zona hotelera, con arena blanca y palmeras, y frecuentada por los lugareños. Desde la misma, se tiene una buena vista de la isla Johnny Cay, a la cual se puede acceder en 15 minutos de lancha o en excursiones de medio día o de día completo. Otro de lo cayos famosos de San Andrés, es el Haney Cay, desde el cual se puede llegar caminando por el mar a El Acuario, que se encuentra a sólo 60 metros de distancia.

que hacer en san andres

El archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina fue catalogado por las Naciones Unidas como Reserva Mundial de la Biosfera, debido a sus fondos coralinos, y a la fauna marina que lo habita, motivo que lo convierte en destino muy solicitado por buceadores de todo el mundo. Y a esto se le suman los naufragios, que están a poca profundidad. El mayor es el Blue Diamond, un carguero hundido en un fondo de apenas 10 metros de profundidad, ampliamente accesible a todas sus salas, apoyado en un fondo de arena.

Debido a tanta propaganda, cuando dábamos la vuelta a la isla, decidimos contratar un buceo para el día siguiente en San Andrés Divers, ubicado en la zona de Bahía del Cove. Quedamos en que pasaban por el hotel a buscarnos por la mañana, nunca pasaron, y cansados de esperarlos y de estar perdiendo nuestra mañana, los llamamos, para enterarnos que supuestamente habian pasado una hora antes de la pactada. Terminamos perdiendo media mañana, y realizando el buceo en otro sitio mucho menos interesante con la empresa del hotel, debido a que ya no teníamos tiempo para contratar algo mejor. Y todo gracias a la seriedad de este San Andrés Divers. Quizás tuvimos mala suerte, pero ésta fue nuestra (mala) experiencia.

Por la noche, se puede dar una vuelta por el centro, la peatonal y la costanera, que tienen bastante movimiento, y es un buen lugar para los que gusten de realizar compras ya que San Andrés es Puerto Libre, pero hay que tener en cuenta que los negocios cierran temprano.

Y así, entre playa, sol, caminatas, buceos y vueltas en moto, terminó la breve estadía en la isla. Sólo nos quedaba mirar con nostalgia el atardecer en el océano, preguntándonos cuándo sería la próxima vez que veríamos un mar con tantos colores como el arco iris.

Información útil para viajar a San Andrés